Hoy empiezo a escribir y seré tan clara como soy y voy a por ellos para intensificar mi situación sentimental, pudiendo conocer seres de interés se los haré saber o de lo contrario moriré en el intento gritando despavorida: ¡¡He perdido mi tiempo y vida en mi acción!!.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Esa Fue la Ultima Vez


Siguiendo con aquellas experiencias de mi adolescencia, al tiempo volví a tener otra, la cual fue bastante intensa.
Estábamos con mis Padres en otra de esas fiestas las cuales se destacaban en que los asistentes se ocultaban con máscaras y atuendos y yo decidí salir de paseo a los jardines, pues las residencias de la familia bancaria siempre tenían amplios jardines y bosques en los cuales uno podía compartir momentos de privacidad y vorágine.
Salí sin que nadie se diera cuenta de mi escapada y recorrí un bosque que era alimentado por una vertiente con arbustos a su alrededor, me senté un rato en el suelo que poseía una alfombra natural que estaba forrada en un césped
sedoso y muy bien cuidado. Atenta empecé a observar la luna llena que se dejaba apreciar entre las plomizas nubes que danzaban alrededor de la bella imagen que la maravillosa Selene nos brinda. En el transcurrir del tiempo llegó una figura humana frente a mí y por su hondo mirar entre su disfraz pude reconocer a aquel tipo que me hizo suya en aquella pileta que antes narré. El se acercó y con sutileza me tomó la mano y me hizo ponerme de pie para luego susurrarme al oído: Me has hecho falta. Y yo iba ha responder cuando él me hizo callar posando su dedo indice en mis labios, después me rodeó y por mi espalda pasó sus manos por mi cintura hasta llegar a mis senos con mis pezones ya erguidos y siguiendo con sus manos hasta mi cuello, acarició mi quijada y luego vendó mis ojos diciéndome con tenue voz: Sientes temor. Y yo respondí: No siento temor. Me tomó de la mano y me hizo seguirle con mis ojos vendados, ya después de un rato caminar llegamos a un lugar y escuché una puerta cerrar, bajamos unos escalones y soltó mi mano para después hacerme inclinar en el suelo que era de piedra y ya estando apoyada en mis rodillas en el suelo, se paró frente de mí y yo con mis ojos vendados pude tocar sus muslos con mis manos y al rato pude bajar el cierre de su pantalón para agarrar su exquisita verga ya antes disfrutada por mí y sin aguantar la empecé a sorber en mi boca enloquecida y voraz hasta sentirla en la entrada de mi garganta, quería tragármela entera, siguiendo después con sus testículos, mientras con mis manos le daba masajes en sus vellosos muslos y nalgas. Al rato él se despegó de mí y otro ser se posó frente a mí, percatándome que ya no era uno, también lamí de esa debutante pija, tan ansiosa me dejaba llevar y al rato ya me di cuenta que se trataba de cinco deleitosas pollas. Lamí golosa y eufórica de las cinco diferentes pollas hasta que conseguí sentir con sus espasmos como acababan en mi boca y yo perra furiosa tragué sus libidos líquidos gelatinosos uno por uno tratando de no perder gota alguna con mi rostro salpicado en semen. En mi estomago portaba con cinco diferentes leches espesas las cuales eran un néctar para mí. Después me hicieron parar y yo seguía con mis ojos vendados, me desnudaron, me tomaron en brazos y me pusieron en una especie de altar en donde había uno de ellos recostado y me pusieron encima de él y yo instintivamente llevé su polla a mi anhelante vagina para que así me penetrara y mientras sentía su dura verga entrando en mis pliegues vaginales, también sentí lamer mi ano y entrando una lengua en mi esfínter sin resistencia que palpitaba con furor, mis pechos delirantes en el aire se movían mientras también estaba siendo perforada con otra polla en las paredes de mi trasero que sentía la invasión del nervio varonil del que tanto disfruto y yo candente me dejaba avasallar por ambos íntimos orificios, que gran sensación y para ser más, poseía otra verga en mi boca la cual era devorada por mis labios y lengua rabiosa que no dejaba de lamer y sentir como me poseían sin tregua alguna. Allí estaba yo totalmente golosa recibiendo tres pollas bien duras con gran energía las cuales invadían mis íntimos orificios del goce y los dos machos que quedaban masajéaban mis pechos y a la vez con sus lenguas trataban de entrar a través de los orificios de mis oídos. Era una sublime sensación sentirme penetrada por todos lados en lo cual mis músculos ejercían algo de presión y mis penetrantes machos cada vez más entraban en mí con sus estímulos que recibía en mi trasero, vagina, boca, senos y oídos, más mis vibraciones que se canalizaban a través de mi columna vertebral hasta mi cerebro y mente, me produjeron explosiones secuenciales de orgasmos los cuales por primera sentí y me transportaron a lo etéreo del ser. Mi culo quería reventar, mi coño quería reventar y yo no dejaba de chupar en lo ancho de mi boca aquella confortante polla que tenía frente de mí, la besaba en toda dirección, la pasaba por mi cuello, orejas, la volvía a lamer y con mi lengua trataba de entrar en su uretra. Estaba totalmente enloquecida y eufórica al sentirme penetrada en mis íntimas cabidas y ya cuando no aguanté más, teniendo tenues ahogos, regurgité todo ese semen que había arrancado de las uretras de mis contendientes y que contenía en mi estomago, lo regurgité encima de quien me poseía sobre él, pasaron unos segundos y me recuperé y pude sentir todo ese semen en el pecho de quien estaba bajo de mí, semen que volví a recoger con mis labios y lengua para sorber como toda una perra y con mis manos tomaba mis cabellos pasándolos entre lo que quedaba de semen para sentirme bañada del libido liquido que me entregó tanto placer, hasta caer extenuada con suaves escalofríos y con mis brazos abiertos para después tomar posición fetal en el frío piso sumida en el placer corpóreo y mental, sintiéndome inmersa en el goce de las sensaciones sexuales y chorreando aquella mócosidad hasta el suelo desde mi destrozado culo, mi caliente coño y por mis labios semi abiertos.
De uno en uno se fueron retirando hasta que sola quedé y me saqué la venda que me tenía en la obscuridad, ya después me vestí y regresé a la fiesta, para acudir a una de las salas de baño y pude limpiar mi cuerpo y cabellos, para luego volver a esa secreta sociedad en donde se ocultaban las identidades y nos marchábamos antes del amanecer. En todo caso no piensen que esas fiestas se trataban de orgías, no, no, pues si se hubiese tratado así, mis Padres nunca me hubiesen llevado, sólo que yo a medianoche en plena fiesta salía a pasear, sin que mis Padres supiesen.
Esa fue la ultima vez que acudí a una de esas fiestas pues . . .
Mon

4 comentarios:

El último samurai bancario dijo...

Hola Mon

Me gusta como relatas los hechos. Van siempre en una línea ascendente y muy descriptiva y gráfica en todo momento, para acabar la historia de una forma tranquila y sosegada.

Uno siente como si hubiese estado presente en aquella habitación.

Genial.

En cuanto a la pregunta que me hacías acerca del blog que tengo con relatos históricos, está todo explicado en una entrada que publiqué el 5 de Noviembre titulada: ¿Qué pasó con "La Ducha"?

Nadie ha accedido a ese blog, tan sólo yo.

Muchos besos

BELMAR dijo...






“Y los instintos des-atándose tras el espejo de nuestra identidad des-pedida de nuestro ser ignoto...”

Belmar

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pasé a echar un ratito de lectura en tu espacio, y a desearte felices fiestas, para tí y para los tuyos. Un placer siempre pasar por tu blog.

Saludos y un abrazo enorme.

Adrianina dijo...

Hola Monserrat. Mil disculpas que no volví a visitarte es que anduve alas corridas.
Me he leído las entradas de un sopetón y coincido con Samurai, te atrápan y son muy visuales.

Te dejo mis mejores deseos para esta Navidad y un bso enooorme.