Hoy empiezo a escribir y seré tan clara como soy y voy a por ellos para intensificar mi situación sentimental, pudiendo conocer seres de interés se los haré saber o de lo contrario moriré en el intento gritando despavorida: ¡¡He perdido mi tiempo y vida en mi acción!!.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Anoche Otro Crimen no se Cometió


Anoche no salí de mi apartamiento, me quedé en casa, pero si se me hubiese dado la gana hubiese salido calzada con mis tacones altos, esa falda que tanto me gusta y que deja observar a los demás mis largas piernas que se mueven con tanta gracia en mi caminar, que por lo que he podido darme cuenta a hombres hago dar vuelta su cabeza para observarme y yo respondo con mi picara sonrisa y tierno mirar.
Anoche me quedé acompañada con unas copas, haciéndole hartos cariños a mi perrita en el sofá, vi una película en DVD y la verdad algo me excité, pues era una película erótica, no pornografía pues no tengo ese gusto, anoche me dormí en el sillón estando desnuda y me bebí toda la botella de buen Cabernet. Anoche no emigré de mi apartamiento, pero si hubiese querido salir, hubiese salido cual criminal soy, hubiese salido de cacería tras una presa como son los varones para mí, me hubiese comportado como una guarra, como la perra que soy, sí, sí, sí anoche no salí, anoche no se cometió otro crimen, anoche no salí, no salí tras un cuerpo masculino para hacerlo mío y devorar con mis labios su piel. Si hubiese salido anoche habría acudido a aquel bar en donde bebo unos Martinis, me junto con amistades, dialogamos y después mi atenta mirada busca mi presa para hacerlo mío en el baño del bar, acariciarlo en sus partes intimas, ponerle tan dura la polla, bajando el cierre y con mis labios sentir su masculinidad y sus cabellos pélvicos deleitar, mientras le observo que sus espasmos indican que pronto acabará, en ese momento desligarme de mis bragas para sentarme encima de su virilidad, adueñándome en esa peculiar posición para sorber y tragar con mis vaginales labios su glande y cada vez que penetre mi profundidad de nunca acabar. Agarrarle de los cabellos de su nuca y así con movimientos de mi cadera devorarlo, devorarlo, devorarlo con mi vagina y sus labios morder furiosamente hasta que que ya no aguante más, clavar mis colmillos en sus hombros y dura verga sintiendo la energía sexual, ser la guarra, la perra que soy, sí, sí, sí esa perra tal cual soy.
Anoche no salí, me quedé solitaria en casa bebiendo un buen cabernet y otro crimen no se cometió.
Mon

7 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Algunas veces se debieran de comerte crímenes... peros siempre entre sábanas que son más divertidos... jajaja

Saludos y un abrazo.

El último samurai bancario dijo...

Hola Montserrat

Original descripción de un sábado noche. Me gusta tu narración, lo reitero.

En cuanto a tu comentario en mi blog, sólo decirte que no sientas prejuicios por la coletilla final del título de mi blog.

Espero seguir viéndote por allí.

Besos

María dijo...

Dejo mi pequeña huella de mi paso por tu espacio, comentarte que me ha encantado el relato y que ya tienes otra seguidora. Un fuerte abrazo

Monserrat dijo...

Sonrisa de Hiperión obvio que los mejores crimenes son entre mis sábanas, je,je,je. Un besito.

Samurai Aquello de bancario me recuerda a mi familia, a los cuales detesto, espero que entiendas y recibas mi sentir. Espero seguir sabiendo de ti y un besito para ti.

Maria linda tú, vengo de vuelta de tu blog y quedé encantada por los retratos e imagenes, un besito y hartos cariños mi bella Amiga.

Fitinho dijo...

puuuuuuuffffffffffff.
cuando sea así me llamas pá compartir botella.

besos

Adolfo Payés dijo...

Me gusto como escribes. esos crímenes son los mejores.. bajo las sabanas cómplices de un beso..

Un gusto pasar a leerte

Un abrazo
Saludos fraternos..

Rodolfo Cuevas dijo...

Monserrat:
Muy candente, pero Precioso escrito, me deleitó.
Felicidades y un tirno abrazo.